Pasión

“Sin pasión, el hombre sólo es una fuerza latente que espera una posibilidad, como el pedernal el choque del hierro, para lanzar chispas de luz.”
Henri-Frédéric Amiel
“Un hombre sin
pasión está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella.”
Séneca

 Vivir con pasión  es un deber y un mandato divino. Nada que valga la pena en la vida se logra sin pasión y ninguna vida vale la pena si no es vivida con pasión.
La pasión emerge del SER de cada líder, penetrando el corazónPASIÓN2 de los seguidores.
Es la euforia que conduce a la ruptura de paradigmas, a la búsqueda de nuevos horizontes, a descubrir nuevas fórmulas y estrategias, a arriesgase sin condición para alejarse del conformismo y la mediocridad.
Sin pasión morimos antes de morir, ignorantes del gran potencial que existe dentro de nosotros.
Los grandes hacedores de hoy y de ayer son apasionados, no hay obstáculos que los detengan.
La pasión en el líder da credibilidad a sus acciones, fortaleza  y convicción a sus palabras,  gestos y actitudes. Es la fuerza que lo empuja a seguir adelante, es la energía de todos los que anhelan realizar un SUEÑO, es el bálsamo contra el cansancio y el dolor que genera esperanza, arrojo y determinación.